Acciones: Qué son y por qué cambian de precio

Empiezo el blog por lo más básico de todo: ¿qué es una acción?

Una acción es un papel o un registro informático que representa un trozo de una empresa. Tener una acción significa que eres dueño de una parte de esa compañía (un accionista). Eso quiere decir que tienes derecho a recibir una parte de los beneficios y en caso de que la empresa se vaya a freír espárragos y se venda todo lo que tiene (locales, maquinaria, muebles, etc) tú te llevas una parte. Ojo, siempre y cuando la empresa haya cubierto con ese dinero todas sus deudas.

¿Cuánto te corresponde a ti?

Depende de cuántas acciones tengas y de cuántas haya en total. Por ejemplo, Atresmedia tiene casi 226 millones de acciones. Si comprases la mitad de las acciones (113 millones) tendrías derecho a la mitad de los beneficios que cada año obtiene Atresmedia. (El único problema es que cada una cuesta 11 euros, así que salvo que tengas sueltos más de mil millones de euros, esto no va a ocurrir ;-).

Aún así, lo más seguro es que no te paguen todos los beneficios que tiene en un año. ¿Por qué? Porque cada cierto tiempo los directivos de la empresa deciden cuánto se va a pagar a los accionistas. Esa parte de los beneficios son lo que se llaman dividendos. El resto del dinero se queda en la propia empresa. Sigue siendo tuyo, pero aún no puedes recibirlo. Lo más seguro es que lo reinviertan en la propia empresa, para seguir obteniendo beneficios o incluso para aumentarlos. Rara vez se reducen los dividendos sin razón, y si lo hacen afecta a todos los accionistas por igual. Lo habitual es que se esfuercen en ir aumentando el dividendo poco a poco, igual que intentan aumentar los beneficios.

¿Por qué cambian de precio todos los días?

Porque nadie sabe qué beneficios va a tener la empresa en el futuro. Una acción vale el dinero que creas que puedes obtener de ella. Todos los días salen noticias relacionadas con las empresas de la bolsa, y además los inversores pueden cambiar de idea sobre ella. Lo que decide el precio de una acción es la oferta y la demanda, y cada uno de los miles de inversores que hay por el mundo tiene sus razones para querer comprar o vender. La mayor parte del tiempo, el precio que la gente paga por una acción es más o menos racional, pero no siempre! A veces hay acciones baratas que son un chollo y otras tienen un precio absurdo por lo alto. En este blog descubrirás cómo diferenciar las unas de las otras.

En definitiva, hay dos maneras de hacer dinero con las acciones: una con la parte de los beneficios que te pagan periódicamente (los dividendos) y otra revendiendo más adelante las acciones, si han subido de precio.

Como ya te imaginarás, hay bastante más que decir sobre las acciones, pero iré profundizando en otras entradas. Y si tienes alguna duda, no dudes en dejar un comentario aquí abajo.