La diferencia entre vivir tranquilo y acabar pobre

La diferencia entre vivir tranquilo y acabar pobre

Foto por Thomas Galvez

 

En varias entradas he hablado y recomendado invertir en ETFs. Hoy voy a explicar un poco más qué son esos, cómo comprarlos y cuál creo que es una buena idea para el inversor que:

  1. No sabe demasiado sobre inversión,
  2. No quiere que le cobren una salvajada todos los años por gestionar sus ahorros de manera mediocre yyy
  3. No quiere tener que preocuparse de gestionar nada.

Los ETFs están para eso (entre otras cosas).

 

¿Qué significa ETF?

No es Extraño Timo Financiero, sino Exchange Traded Fund, que en castellano sería Fondo Cotizado. Como veremos, es todo lo contrario de un timo, resulta ser muy barato y muy sencillo de entender. Un ETF es como una acción, con la que en lugar de ser copropietario de una empresa somos copropietarios de un conjunto de acciones de otras empresas, o de un conjunto de bonos, etc. Así que se compra igual que se compraría cualquier acción: a través de un bróker o un banco.

A nosotros nos interesan sobre todo los ETF que siguen un índice. En concreto, nosotros querremos, por ejemplo, invertir en todas las empresas del Ibex 35 sin pagar muchas comisiones y sin tener que gestionar nada. El razonamiento sería el siguiente: no tengo suficientes conocimientos o ganas para gestionar yo mismo mi cartera, e incluso aunque se lo encargase a profesionales suelen ser más bien malos gestores. Además, sabemos que las bolsas tienden a subir, así que, ¿por qué no comprar todas las acciones o un buen puñado de ellas y nos quitamos de problemas? Normalmente eso implicaría comprar acciones de 35 empresas cada vez (o más!), lo cual es un tostón y encima caro. Con los ETF solo compramos una vez, y pasamos por caja también una sola vez.

 

Cómo hacerlo

Lo primero es elegir un bróker. Ya lo he dicho alguna vez, pero para estas cosas no conviene ir a tu banco sin más. Es caro, muy caro. A título de ejemplo: por invertir 1000€ en una empresa noruega en La Caixa me cobraron una vez 50€, mientras que en mi bróker me cobrarían en torno a 5€. Sí, en tu querido banco te pueden cobrar diez veces más.
Usemos Clicktrade como ejemplo de bróker relativamente barato. (Importante: no cobro ninguna comisión por mencionar a Clicktrade, ni es mi bróker tampoco. Lo elijo para esta entrada porque sus comisiones son simples).

Abrimos una cuenta en Clicktrade. No cobran comisiones ni de custodia de los valores que compres, ni por cobrar dividendos, ni mantenimiento de cuenta, ni prácticamente por nada que no sea comprar o vender en los mercados financieros. Así que vamos con un ejemplo sencillo.

 

Un ejemplo

Supongamos que ahorramos 500€ al mes. Cada tres meses podríamos meter en Clicktrade 1500€ para comprar un ETF español, por ejemplo el Lyxor ETF Ibex 35. En ese caso, los de Clicktrade nos cobran un mínimo de 8€ por operación, y el ETF nos cobra un 0,3% máximo. Así que de esos 1500€ nos quedarían:

          (1500-8)*(1-0,003) = 1487,52€

Es decir, perderíamos un 0,83% en comisiones. No es el bróker más barato y aún así estamos pagando menos de la mitad de lo que pagaríamos con un fondo de inversión normal. Como es lógico siempre podríamos acumular todo lo ahorrado en el año e invertirlo todo junto para que esa comisión mínima de 8€ duela menos. (Haciéndolo así sería apenas un 0,4% del dinero invertido).

Lógicamente, si consiguiéramos invertir de cada vez, por ejemplo, 12500€, la comisión de Clicktrade sería más pequeña en proporción, pero no mucho más.

Existen ETFs que siguen a índices europeos, estadounidenses, etc. Hay que tener cuidado porque si se invierte en uno que cotice fuera de España la comisión de Clicktrade sería de 15€, no 8.

 

Por qué hacerlo así

En esta entrada ya comenté que las bolsas tienden a subir, y que no son arriesgadas si tienes una perspectiva a largo plazo (aproximadamente a 10 años vista). Si cada trimestre vas invirtiendo en un ETF que siga a un índice bursátil, lo más seguro es que cuando te jubiles estés nadando en dinero, así de claro. Además, al hacerlo trimestre a trimestre suavizas las oscilaciones de la bolsa: un trimestre inviertes y la bolsa baja, otras veces sube, pero de media vas ganando dinero.

Piensa en las alternativas. Una opción es considerarte a ti mismo un genio de las finanzas, invertir en empresas concretas, investigar una a una cómo gana dinero, cuáles son sus gastos, a qué problemas se enfrenta en el futuro, qué competidores tiene, y un sinfín de cosas para potencialmente acabar arruinado. Otra opción es encomendarle tu dinero a una gestora profesional que saque un mísero 2% anual de rentabilidad. Ellos seguro que querrán que lo hagas, al fin y al cabo ellos se llevan otro 2%, invitas tú.

Una opción intermedia es aplicar estrategias cuantitativas sin entrar al detalle de lo que hace cada empresa. Es lo que hago yo porque hay muchas razones para creer que es la más rentable a menos que sí seas un genio de las finanzas, pero también es más complicada y requiere más trabajo. Además, todavía estoy probándolo.

Y listo, espero que esta entrada te sirva como mini guía a la lógica de los ETFs. Para acabar, no me resisto a citar a Warren Buffett, tercer hombre más rico del mundo y considerado por muchos el mejor inversor de la historia:

La persona media no sabe qué acciones comprar, ni cuándo hacerlo, pero no necesita saberlo. Pueden comprar un fondo índice de toda américa, y después solo tienen que asegurarse de no invertir en el peor momento. Y como tampoco saben cuándo es ese momento, deberían comprar a lo largo de un período muy largo. Habrá algunos periodos maravillosos y otros no tan buenos, pero en general les irá bien con el tiempo.

 

 

Foto por Fortune Live Media traducción de la cita a partir de este vídeo

 

¿Tienes alguna duda? ¿Qué te parece esta manera de ahorrar? ¿Es realmente tan complicado? ¿Hay algo sobre lo que quieras que escriba? Abajo tienes los comentarios! Ah, y también hay unos botoncitos a la izquierda con los que puedes compartirlo para que le llegue ese amigo que está siempre quejándose de que el banco no le da ningún interés o de que le cobra demasiado. Todos conocemos a alguien así.

PD. Haz lo que digo en esta entrada.

PD2. Haz lo que digo en todas las entradas.

PD3. Haz lo que digo en cualquier sitio, en todo momento. Estaría bien. Eh, no me juzgues, tu banco te pide lo mismo 😉

 

¿Es arriesgado invertir en bolsa?

Cuando le dices a la gente que inviertes en bolsa oyes cosas como: “¿pero eso no es muy arriesgado?”, “yo no juego a esas cosas”, “prefiero meter mi dinero en algo seguro”, etc. Y es cierto: mucha gente pierde dinero en bolsa. Pero la razón no es que la bolsa sea un casino y acabes perdiendo el dinero hagas lo que hagas. La razón es que la gente no invierte a largo plazo.

Veamos cómo se han portado 8 de las bolsas más importantes con unos gráficos. De ellos solo tienes que fijarte en una cosa: todos suben. Ahí van:

Estados Unidos

Reino Unido

Suiza

Canadá

Japón

Francia

Alemania

Australia

Fotos de Wikipedia y Yahoo Finance

Como ves, a largo plazo las bolsas suben. Solo Rusia y China son distintas (fueron comunistas). Así que salvo que preveamos la llegada al poder de los soviets, podemos invertir básicamente en cualquier país, ¡siempre y cuando sea a largo plazo!

Pero claro, eso supone meter tu dinero y dejarlo ahí, grosso modo, 10 años. Y aun así te podría ocurrir que invirtieses en 1998 en el S&P 500 (EEUU) y en 2008-2009 vieses que tienes exactamente el mismo dinero una década después. Y aún encima por el camino te habrían dado un par de ataques al corazón (el pinchazo de la burbuja de las puntocom de 2001 a 2003 y la crisis de 2008).

Así que ya se ve cuál es el problema de la bolsa: a corto plazo no sabemos lo que va a ser de ella, y es difícil mantener el dinero el tiempo que requiere. Puede ser que lo necesites para comprar un coche nuevo. O te has quedado sin trabajo y necesitas tirar de ahorros. O estás muy quemado y prefieres dejar lo de inversor y concentrarte en lo de la playa. No solo eso, en uno de esos momentos catastróficos como el pinchazo de la burbuja inmobiliaria y la quiebra de varios bancos puedes creer que la bolsa va a bajar todavía más y, ¿no tiene sentido sacar tu dinero antes de que eso ocurra?

El resultado, sobre todo por eso último, es que mucha gente vende en el peor momento posible, cuando la bolsa ha tocado fondo. Y seamos realistas: si te has asustado tanto como para vender tus acciones con pérdidas (doy fe de que cuesta mucho) no es como si cuando empieza a subir volvieses a meter tu dinero. La bolsa se recuperará, pero tú estás todavía compungido en un rincón.

Pero hay una segunda causa por la que la gente pierde dinero en bolsa: avaricia mezclada con desconocimiento.

Mira este gráfico del IBEX 35:

¿No sería genial poder aprovechar solo las subidas y vender justo antes de las bajadas? A mí seguro que me encantaría, mira cómo terminarían 2.000€ invertidos así de bien:

Nada mal, ¿no? 2.000€ invertidos en el IBEX en la época de Felipe González valdrían hoy unos 10.000€ si no haces nada. Pero si eres un genio absoluto de las finanzas (yo no conozco a ninguno) tendrías más de 80.000. Es más, si fueras capaz de hacer eso lo único racional sería endeudarse hasta las orejas e invertirlo todo. Al fin y al cabo, 200.000€ invertidos se convertirían en 8 millones. Este tipo de razonamiento es el que lleva a la gente a querer especular sobre si la bolsa subirá o bajará. Es lo que lleva también a muchos inversores a preferir invertir solo en aquellas empresas concretas que creen que van a subir con furia. La idea es buena, pero la mayoría de ideas sobre cómo hacerlo son erróneas y además se requiere mucha disciplina, más de la que tiene la mayoría.

Así que la moraleja de todo esto es: invierte en bolsa dinero que no vayas a necesitar en unos años y no lo toques salvo que tengas una muy buena razón. En este blog vamos a ver cómo podemos mejorar los resultados de manera segura y sin infartos, divorcios, ni nada por el estilo, así que espero que estés atento a nuevas publicaciones!

¿Te ha gustado esta entrada? Si es así escríbelo ahí abajo, y si tienes cualquier duda o sugerencia para nuevas entradas, yo encantadísimo de leerlo y responder 🙂

Ibex 35 y otros índices bursátiles: qué son y por qué te interesan

Un índice es un número que resume la rentabilidad de las acciones de un grupo de empresas en un período. Por ejemplo, vamos a ver un gráfico de un índice muy conocido, el Ibex 35, en los últimos 4 años:

Fuente: www.eleconomista.es/indice/IBEX-35

El Ibex se compone de 35 de las empresas más grandes de la bolsa española. A día de hoy, esas empresas son:

Abertis, Acciona, Acerinox, ACS, Aena, Amadeus, Arcelormittal, Bankia, Bankinter, BBVA Caixabank, Día, Enagás, Endesa, FCC, Ferrovial, Gamesa, Gas Natural, Grifols, IAG (Iberia), Iberdrola, Inditex, Indra, Mapfre, Mediaset, Merlin Prop., OHL, Banco Popular, Red Eléctrica Española, Repsol, Banco Sabadell, Sacyr, Banco Santander, Técnicas Reunidas y Telefónica.

Este índice lo elabora Bolsas y Mercados Españoles (BME). Tiene como base el 29 de Diciembre de 1989. En aquel momento se decidió poner como base 3.000 puntos. Hoy está a 9.283 puntos. Lo que intuitivamente quiere decir es que si hubieras invertido 3.000€ en este índice en 1989 ahora tendrías exactamente 9.283€. Si por ejemplo en lugar de elegir como base 3.000 hubieran elegido como base 100, ahora estaría a 309,77, y por cada 100€ que invirtieses te llevarías 309,77€.

El S&P 500, posiblemente el índice más importante del mundo, está formado por 500 empresas estadounidenses muy importantes y conocidas como Google o Apple y está hoy a 2.083 puntos. Una pregunta rápida: ¿quiere decir eso que las empresas del Ibex valen más que las del S&P 500?

No! Lo único que quiere decir es que para el S&P se eligió un número base más pequeño (menos de 100 puntos en 1957).

En resumen: lo que nos importa de los números índices es a cuánto están hoy respecto a cuánto estaban en algún otro momento.

Cómo invertir en un índice

Antes he hablado de qué pasaría si hubieras invertido en un índice, pero no he explicado cómo se hace eso. Una opción es comprar las acciones de esas empresas una a una, vendiendo cuando BME sustituya a alguna de esas empresas por otra que antes no estaba en el índice. El problema de hacer eso es que te fríen a comisiones. Por esa y otras razones se crearon los ETF’s (Exchange Traded Funds). Un ETF es papel o registro informático que representa otras acciones. Para entendernos, es como una acción de acciones que cotiza en bolsa. Así que puedes comprar un ETF que representa el Ibex 35 y es como si estuvieras comprando las 35 acciones del Ibex de una tacada. Existen cientos de ETF’s en el mundo y no todos son tan simples, pero son un gran instrumento a la hora de diversificar los riesgos pagando comisiones e impuestos bajos.

Eso es todo por ahora sobre los índices, si te ha sido útil o tienes alguna duda, escribe un comentario aquí abajo y te responderé muy pronto 😉