¿Prudentes, mediocres o ladrones? La realidad de los fondos de inversión

¿Prudentes, mediocres o ladrones? La realidad de los fondos de inversión

Foto por Roy

 

Ey! Tras una larga pausa por exámenes y vacaciones volvemos a la carga. Lo prometido es deuda, así que hoy toca hablar de fondos de inversión. Si no sabes lo que son, te recomiendo leer esta entrada primero.

Todos los años, Pablo Fernández, profesor del IESE (Instituto de Estudios Superiores de la Empresa, una de las escuelas de negocios TOP de nuestro país) realiza dos artículos sobre la rentabilidad de fondos de inversión y de pensiones que han operado en España en todos los 15 años anteriores. Invariablemente se ve que los resultados de los fondos son una auténtica catástrofe en términos de rentabilidad. A partir de ahí se justifica que el inversor estaría mejor invirtiendo su propio dinero, algo con lo que estoy de acuerdo en muchos casos. Pero si uno piensa un poco en profundidad sobre el tema se da cuenta de que ese artículo no cuenta toda la historia. Si estás leyendo este blog seguramente quieres ser listo con lo que haces con tu dinero, así que voy a intentar aclarar un poco por qué en algunos casos sí te puede convenir un fondo de inversión, pero en general no es buena idea. Vamos a ello.

Lo que ambos artículos dicen es, de manera muy resumida, que solo 18 de los 632 fondos de inversión (y solo uno de los 322 fondos de pensiones) han sacado una rentabilidad después de comisiones superior a los bonos del Estado a 15 años. Es decir, que si hace 15 años un ciudadano cualquiera se hubiera acercado al Banco de España a invertir todo su dinero en un bono hubiera conseguido ganar más dinero que prácticamente todos los fondos de inversión y de pensiones. Pero la cosa es aún más sangrante: 82 fondos de inversión y 47 fondos de pensiones tuvieron una rentabilidad negativa (!!). Es muy difícil perder dinero en un intervalo de 15 años, pero de algún modo las gestoras de esos 129 fondos lo consiguieron. Algunos (pocos, eso sí) llegaron a perder más de la mitad del dinero de sus inversores.

Llegados a este punto surgen varias dudas. ¿Es que son malos gestores? ¿Será que las comisiones son muy elevadas y destruyen la rentabilidad? Relacionado con eso último, ¿Será que hay un conflicto de interés y se están intentando maximizar las comisiones ocultas? ¿Se debe a que los gestores no están intentando obtener rentabilidad, sino evitar pérdidas a corto plazo? (¡Sin hablar de los que perdieron dinero!) El artículo de Pablo Fernández no entra en todo esto, más que nada porque es un tema complicado y no creo que existan datos suficientes para decidir la cuestión. Aun así, voy a intentar abordar cada posible explicación, al menos para aclarar a qué me refiero y que puedas juzgar por ti mismo y decidir, de paso, si tiene sentido para ti meter tu dinero en un fondo.

¿Es que son malos gestores?

No todos, eso seguro. Bestinver gestionaba en el periodo 5 fondos de inversión, con una rentabilidad media de casi un 10%. En el mismo periodo los bonos a 15 años dieron un 5.4%*. La rentabilidad de la gestora de fondos de inversión promedio es un 2.55%. Legalmente un fondo de inversión puede cobrarte cada año hasta un 2.25% de tu capital, así que si de media estas gestoras cobrasen eso, estarían obteniendo una rentabilidad antes de comisiones de aproximadamente un 4.8%, que se parece mucho a la rentabilidad del bono del estado, lo que nos lleva a la siguiente cuestión.

*Es importante mencionar que algunos de los gestores importantes dentro de Bestinver han dejado la empresa, con que queda en el aire si los que aún siguen allí van a mantener el listón.

¿Son muy elevadas las comisiones?

A mí, desde luego, me lo parecen. La razón es que la rentabilidad media es muy baja. Idealmente la rentabilidad después de comisiones seguiría siendo mayor que la del bono del estado, o cuando menos igual. Ese criterio no se cumple. En cualquier caso, en el siguiente punto vemos que eso no lo es todo, también juega un papel clave la gestión del riesgo.

¿Será que quieren evitar pérdidas a corto plazo?

Para mí esta es la clave y el principal punto flaco del estudio de Pablo Fernández. Hay muchos fondos de inversión distintos, unos están pensados para que el cliente duerma tranquilo sabiendo que su cartera apenas fluctúa, otros están pensados para obtener una buena rentabilidad a largo plazo, aunque a corto puedan haber caídas importantes. Pero incluso en ese último tipo, la gestora no quiere que el fondo pierda valor a un año vista. Una manera más correcta y habitual de medir la capacidad de un gestor es el Ratio de Sharpe, o mejor aún, el de Sortino. Lo que se hace es calcular Rentabilidad/Riesgo, solo varían en cómo definen el riesgo**. Sin eso, sencillamente es imposible saber si son buenos o no.

Para ver más claro este punto, dejemos que hablen los propios gestores en uno de los anexos del estudio: “Batir un benchmark de mercado no satisface las necesidades de los clientes de un plan de pensiones. Los clientes buscan conseguir un patrimonio suficiente y en consonancia con sus ahorros en el momento de su jubilación. La protección del capital es esencial así como obtener retornos positivos según lo permitan las circunstancias de mercado. Los Planes de Pensiones son imprescindibles porque responden a una necesidad social: asegurar el bienestar a los futuros jubilados.”

Así que la buena acción del año sería estudiar los prospectos de los principales fondos y ver si cumplen con los objetivos que comentan en ellos. Por ejemplo, si dicen que es una 70/30 (70% renta variable, 30% renta fija), ver si tienen mejor relación rentabilidad-riesgo que una cartera que tenga un 70% invertido en el Ibex y un 30% invertido en bonos del Estado. Así podríamos saber de verdad si hay alguien que cumpla con lo que se espera de una gestión profesional.

**Para los que sepáis estadística, el riesgo se suele medir como la desviación típica de la rentabilidad media (así se hace en el ratio de Sharpe), mientras que el de Sortino tiene en cuenta solo las desviaciones por debajo de un cierto umbral de rentabilidad, que en nuestro caso podría ser la del bono a 15 años.

¿Hay comisiones ocultas?

El tema de las comisiones ocultas es algo distinto. Se trata de que si la gestora es parte de un banco que también tiene broker propio (el que realiza las operaciones de compra y venta), o es un bróker la propia gestora, entonces tiene incentivos para comprar y vender como loca de manera que vayan cobrando comisiones, que pagas tú. Todo para beneficio del banco/bróker. A ojo, creo que unas 17 de las gestoras de fondos de inversión estudiadas (de un total de 49) pueden tener su propio bróker o son ellos mismos brókers. Podría explicar una parte importante de los resultados.

De aquí se pueden sacar dos ideas, una algo conspiranoica y otra más plausible. La primera sería:

  1. La gestora te cobra aproximadamente un 2% de tu capital cada año. No cobra comisión por los beneficios que obtenga para ti porque no espera conseguirlos.
  2. La gestora se dedica a comprar y vender productos financieros con el dinero que has invertido con la única intención de pagarle al broker del propio banco comisiones.

De esa manera, el banco maximiza las comisiones que te cobra, y el cielo es el límite de lo que pueden llevarse. A mí personalmente no me convence mucho la teoría, porque si fuera cierta podrían, en principio, dejarte a cero. He hablado alguna vez con empleados de banca privada sobre cómo se gestionan los fondos y parecen hacerlo de manera lógica, buscando, bien o mal, una buena rentabilidad con bajo riesgo.

La segunda idea sería que si total las comisiones pagadas por operación revierten en beneficio del banco, el gestor, que normalmente se cortaría antes de andar haciendo mil operaciones, ya no le preocuparía el asunto, y compraría y vendería de manera más emocional, sin darle muchas vueltas al coste. Buscando cortar pérdidas y probando sus ideas sobre lo que va a subir, al final lo único que consigue (si no es demasiado bueno) es que acabes pagando más comisiones a cambio de nada.

Sea como sea, el conflicto de interés está ahí, así que no me sorprendería que algunas gestoras estuviesen haciendo demasiadas operaciones sin preocuparse mucho del coste, y que alguna incluso se haya animado a hacerlas con el único propósito de cobrar más a sus clientes. La clave aquí es ser consciente de que nada les impide hacerlo si quieren.

Mi opinión personal

El desastre de la rentabilidad de los fondos se debe a una mezcla de las causas apuntadas arriba. Las comisiones son altas, independientes de los beneficios, se busca evitar caídas bruscas (lo que tiene un coste elevado que mata la rentabilidad) y seguramente en muchos casos los gestores tampoco sean gran cosa.

Las comisiones son altas porque es un sector muy regulado y sin apenas competencia. Además, el inversor español no es muy exigente, seguramente porque no sabe mucho sobre el tema (solo los que leen este blog y pocos más ;-). Además, al no cobrar sobre los beneficios, cobran lo mismo tanto en años buenos como en años malos, lo que mata todavía más la rentabilidad después de comisiones. No voy a poner aquí el cálculo, pero para que les compensase usar la estructura de comisiones mixta (1.35% del capital invertido y un 9% de los beneficios) tendrían que obtener un 10% de rentabilidad como mínimo. Eso es difícil de hacer, así que la ley está mal planteada, incentiva a que los bancos cobren comisiones independientes de la rentabilidad.

Respecto a evitar caídas en el valor del fondo, eso es en algunos casos un compromiso de la propia gestora con el cliente, y en otros un intento de evitar la mala publicidad. Prima el no mosquear a la gente perdiendo dinero porque a los pocos días tienes a todo el mundo retirando su capital a la vez.

Todos estos factores contribuyen a la horrible rentabilidad.

Conclusión

Ahora ya sabemos que para cualquier inversor preocupado por la rentabilidad y que pretenda invertir a largo plazo (todos deberíamos) debe huir de la mayoría de fondos de inversión como Drácula de la luz. Pero si sabes que tu paz mental depende de que el fondo fluctúe poco, puede tener sentido que acudas a una gestora profesional. Lo primero es asegurarte de que a largo plazo y después de comisiones la rentabilidad va a ser superior, al menos, a la inflación, de manera que no pierdas dinero. Nadie puede estar seguro al 100% de que vaya a obtener los mismos resultados en el futuro, pero puedes mirar tres cosas:

  1. Mirar si el fondo es garantizado y cuándo te dejan recuperar tu dinero (muy importante!)
  2. Pedir la rentabilidad histórica de los últimos 15-20 años y la serie histórica de la inflación.
  3. Preguntar si el valor del fondo ha fluctuado menos que los bonos del Estado.

El pasado no garantiza nada en el futuro, pero mirar los datos y actuar en base a ellos es siempre la mejor apuesta. Si el fondo cumple los dos últimos puntos es aburridísimo, pero parece que conservarás bien tu dinero, independientemente de si es garantizado. Si en cambio buscas más rentabilidad, coge algún ETF, vas a pagar comisiones muchísimo más pequeñas y obtendrás una rentabilidad mucho mayor. Los ETF más baratos suelen ser los de Vanguard, pero hay que mirar dónde los compras para que no te metan un clavo.

¿Qué opinas tú? ¿Son mediocres, malvados o demasiado prudentes? Si tienes alguna experiencia personal que creas que pueda aportar al debate también puedes dejar un comentario aquí abajo. Por lo demás, si te ha parecido interesante compártelo con los botones de la izquierda.

Nada más, que disfrutes del sol, la playa, el helado y las temperaturas extremas 🙂

PD: Crema solar!

PD2: Los dos artículos:

http://papers.ssrn.com/sol3/papers.cfm?abstract_id=2720365

http://papers.ssrn.com/sol3/papers.cfm?abstract_id=2724056

Fondos de inversión: qué son y por qué existen

Un fondo de inversión es un patrimonio formado por las aportaciones de ciertos ahorradores (partícipes), que son los dueños de dicho fondo, pero que está controlado por una gestora profesional. De esta manera, al menos en teoría, los inversores podemos estar tranquilos sabiendo que nuestro dinero se está gestionando bien y sin tener que hacer nosotros mismos el trabajo.
En principio, como inversor puedes retirar tu dinero (exigir un reembolso) en cualquier momento, aunque pueden tardar hasta 3 días hábiles y algunos fondos cobran una comisión por hacerlo. Más adelante veremos qué comisiones cobran.
Las ventajas de los fondos de inversión que se suelen señalar son:
  1. Gestión profesional. Tienes a un grupo de expertos trabajando a tiempo completo para ti.
  2. Diversificación. No pones todos tus huevos en la misma cesta. Al tener muchos instrumentos financieros diferentes, si uno de ellos pierde valor, tú no pierdes mucho dinero.
  3. Menores costes. Al juntarse varios inversores, las comisiones que paga cada uno son menores que si cada uno fuera a lo suyo. Además, si por ejemplo se quiere comprar una acción, solo hace falta investigar la empresa una vez, no se necesita que cada inversor la analice por su cuenta.
  4. Acceso a inversiones y mercados que de otro modo no tendría el inversor individual. Por ejemplo, el bono de una empresa puede costar 50.000€. Muchos inversores particulares no tienen tanto dinero para comprarlo, mientras que el fondo sí les permite hacerlo.
  5. Impuestos. Cada vez que vendes, por ejemplo, una acción, si tienes beneficios debes pagar impuestos. En cambio, cuando un fondo de inversión en la Unión Europea vende una acción no paga impuestos. Tributas cuando retiras tu dinero del fondo. Puedes incluso pasar tu dinero de un fondo a otro sin pagar impuestos. Con los fondos de inversión puedes diferir el pago durante muchos años, lo que a largo plazo supone una gran diferencia.
Ahora bien, como mostraré en este blog, no está claro que al inversor le compense, en general, optar por la gestión profesional. Todo depende de qué comisiones de gestión cobre la gestora del fondo, quién te venda el fondo (tu banco o tu corredor de seguros se llevan una comisión) y cómo de buena sea la gestora. No te preocupes, en otros posts hablaré mucho sobre cómo valorar la gestión. En este vamos a ver las comisiones habituales y cómo funcionan en la práctica en un fondo muy conocido.
Comisiones habituales
Comisión de suscripción. La que te cobran al meter tu dinero. No todos los fondos la cobran.
Comisión de reembolso. La que te cobran al sacar tu dinero. Primero se calcula cuánto vale tu participación en el fondo (al fin y al cabo, los instrumentos financieros en los que la gestora ha invertido tu dinero pueden subir y bajar de precio, pueden dar intereses y dividendos, etc) y después aplican un porcentaje, por ejemplo el 2%. Los fondos que cobran una comisión de reembolso suelen tener una ventana de liquidez, que son días en los que te dejan sacar el dinero sin comisiones 🙂
La suma de esas dos comisiones en España debe de ser, como máximo, el 5% del valor de tu participación en el fondo. A lo mejor estás pensando que un 5% no es para tanto, pero eso quiere decir que si metes 30.000€ y al poco quieres sacarlos, te van a cobrar nada menos que 1.500€. Auch.
 
Comisión de gestión. Las que te cobran cada año por gestionar tu dinero. Mucho ojo con estas porque pueden ser muy altas. Los límites legales son:
  • Una única comisión del 2,25% del valor de tu participación, o
  • Una única comisión del 18% de los resultados de ese año (por ejemplo, si sube el valor de tu participación en 50.000€ podrían cobrarte 900€), o
  • Un 1,35% del valor de tu participación más un 9% de los resultados.
Comisión de depósito. El dinero, las acciones, los bonos, y demás instrumentos financieros tienen que estar depositados en algún lugar. Esta es la comisión que te cobran por ello. El máximo legal es un 0,2% al año, así que en realidad es poco importante.

La gestora tiene que publicar dos folletos, uno simplificado y otro completo. El primero apenas contiene información, mientras que el segundo (que es solo de unas 10 páginas o menos) tiene todo lo que necesitamos saber sobre las comisiones.

Un ejemplo: Foncaixa Equilibrio

Lo pongo como ejemplo porque ha sido el fondo más vendido en 2015. Aunque parece que hay varios Foncaixa Equilibrio, en realidad son todos el mismo fondo, solo que el contrato que firmas es distinto en función de si es Estándar, Plus o Premium (elPremium es para los que invierten más de 300.000€ y les cobran unas comisiones mucho más bajas). Es decir, tienen tres tipos de participaciones en el fondo.

Foncaixa Equilibrio (participación Estándar) tiene solo dos comisiones: una de gestión del 1,375% del patrimonio (es decir, del valor de tu participación) y otra de depósito del 0,125% del patrimonio. En total: cada año te cobran un 1,5% del valor de tu participación. Pero cuidado: también se dice en el folleto completo que pueden llegar al 2,1%, que está muy próximo al límite legal.

Veamos qué significa todo eso en la práctica. Supongamos que tienes 40.000€ y decides comprar este fondo, con la participación Estándar de la que hemos estado hablando. Si la Caixa te cobra un 2,1% de tu patrimonio, quiere decir que en el primer año (suponiendo que el fondo no suba ni baje) te van a cobrar 40.000·0,021 = 840€. Pero seamos justos. Supongamos que sube un 10% en ese año. Entonces tu participación ahora vale 40.000·1,1 = 44.000€, y te van a cobrar 44.000·0,021 = 924€. En resumen: metes 40.000€ y después de un año tienes 43.076€. Has obtenido aproximadamente un 7,7% de rentabilidad, frente al 10% que había subido el fondo.

¿Y si baja?

Puede ocurrir perfectamente. Si por ejemplo baja un 5% (2000€), la Caixa cobra 798€. Sí, te cobran casi 800€ y pierdes 2000. Así que un año después tienes 37.200€. La razón es que La Caixa ha optado por cobrar sobre el valor de la participación, mientras que si cobrase exclusivamente sobre los resultados, te cobraría en el caso de que subiese y no cobraría en caso de que perdieses dinero.

Esto no es exclusivo de La Caixa. Por ejemplo, el Santander Tándem 0-30 es otro de los más vendidos en España. Tiene unas comisiones todavía mayores y solo sobre el patrimonio, nada sobre resultados. Que cobren una cierta comisión independiente de los resultados puede estar justificado, ya que tienen que pagar a analistas, abogados, etc, pero que cobren una comisión alta sobre tu patrimonio y nada sobre los resultados nos da una idea de la confianza que tienen en su trabajo 😉

Y nada más por hoy, si queréis preguntar o decir cualquier cosa, me encantaría ver un comentario vuestro ahí abajo!