Leer este artículo te puede ahorrar 32.000€

Leer este artículo te puede ahorrar 32.000€

Foto por Paul

Los historiadores a menudo se hacen preguntas tipo: “¿Qué hubiera pasado si…?”. Si Aníbal hubiera recibido apoyo militar de Cartago cuando tenía a la República de Roma contra las cuerdas, si los estados del sur hubiesen ganado la guerra civil americana, si Martin Luther hubiera decidido no publicar sus 95 tesis sobre las indulgencias, y un larguísimo etcétera que es, en realidad, imposible de contestar. Pero si nos hacemos preguntas más modestas podemos aprender mucho sobre el pasado. En la entrada de hoy vamos a ver qué hubiera pasado con dos familias españolas normales y corrientes si una hubiera decidido meter sus ahorros en depósitos a más de dos años y la otra hubiera decidido invertirlos en el Ibex 35. Podemos saber qué hubiera ocurrido porque lo que una familia media haga con sus ahorros no afecta al rumbo de la historia, no nos obliga a imaginar mundos nuevos, solo a calcular cuánto dinero tendrían al final. El valor que esta información tenga para ti es subjetivo hasta cierto punto, pero siempre es útil conocer el pasado a la hora de tomar una decisión. Idealmente podría enseñarte el testimonio de dos familias reales que hubieran hecho esto, pero no conozco ninguna. Todo lo que puedo decirte es que en este post cojo el ahorro medio de las familias españolas durante los últimos 20 años, los tipos de interés que pagaban los bancos por los depósitos y los datos de la evolución del Ibex para llegar a cifras realistas que hubieran podido alcanzarse. Vamos a ello.

Lo primero es hacernos una idea de cuánto ahorraron de media las familias en España entre 1995 y 2014, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) (los datos están convertidos a euros para cuando todavía había pesetas):

1995

1996

1997

1998

1999

2000

2001

2002

2003

2004

8067.20

8388.93

8850.39

9457.19

11310.42

11880.24

12492.20

13330.11

14327.87

14538.41

2005

2006

2007

2008

2009

2010

2011

2012

2013

2014

14872.49

15485.06

15952.03

15627.32

15245.11

14292.24

12889.13

12434.13

12724.89

12754.59

Eso suman unos 255.000€ en 20 años. Si te parece que eso es mucho dinero, ten en cuenta dos cosas. Primero, es el ahorro que se consigue por cada familia, no por persona. Segundo, es una media. Lo ideal sería usar la mediana, no la media. No voy a entrar aquí en la diferencia entre una y otra, solo diré que con la mediana esos números serían algo más bajos. Por desgracia, el INE no nos da datos sobre el ahorro mediano.

Pues bien, la primera familia deposita sus ahorros en un plazo fijo cada año, sin tocarlos hasta 2015. Por ejemplo, en 1995 depositarían en el banco 8067,20€, en 1996 8388,93€ más los intereses que han recibido por los 8067€ del año pasado y así sucesivamente. Al final la primera familia tendría 329.493,67€ ahorrados. Nada mal.

En cambio, la segunda familia los invierte en el Ibex 35 todos los años, sin volver a tocarlos para nada, suba o baje, con total disciplina. Gracias a ello, en 2015 tiene 451.961,40€. Puedes verlo en este gráfico:

A primera vista puede parecer que son 122.000€ de diferencia, pero hay que tener en cuenta la inflación. El dinero va perdiendo valor con el tiempo, y lo mismo ocurre con los ahorros de nuestras dos familias. En términos de poder de compra la diferencia no es tan grande como parece al principio, pero sigue siendo sustancial. Piénsalo, ninguna de estas dos familias está esforzándose mucho a la hora de decidir qué hacer con sus ahorros. Todo lo que hacen es meterlos cada año en un instrumento concreto, sin pensar nada. Sin embargo, la diferencia entre una y otra, esta vez en términos de poder de compra, son 32.399,21€. Una familia ha sido 32.000€ más lista que la otra. Ni más trabajadora, ni más ahorradora. Solo ha cambiado en qué han puesto su dinero.

Pero además hay que decir que desde el 2000 la bolsa no ha estado en su mejor momento. Basta recordar el crac de 2008. La familia que ha invertido en el Ibex ha tenido mala suerte, y aun así está por delante. Eso nos enseña lo horrible que es depositar los ahorros en un plazo fijo cuando se mira a largo plazo.

Conviene aclarar una última cosa. No estoy diciendo que prestarle tu dinero al banco sea mala idea siempre. Si vas a necesitar el dinero el año que viene, por ejemplo, la mala idea es meterlo en bolsa. Nadie sabe lo que va a ocurrir con ella a un año vista, solo sabemos que sube en periodos largos tal y como vimos en este artículo. Por tanto, la moraleja sería: si vas a invertir a corto plazo, mete tu dinero en un plazo fijo y olvídate, pero si lo que quieres es ahorrar para el futuro, plantéate la bolsa. Hoy por hoy existen unos instrumentos llamados ETF por los que apenas te cobran comisiones y siguen al Ibex 35 y otros índices. Es la manera de invertir en bolsa sin saber casi nada. Existen otras opciones como los fondos de inversión, pero en España la mayoría son tan malos que más que invertir donas dinero. Hablaré de eso en la siguiente entrada. Ya verás, asusta.

Y nada más por hoy, espero que esta mini-lección de historia llegue por ahora. Si te ha gustado, hazme un favor: recuerda no ir con el piloto automático cuando se trata de tus ahorros. Trabajas mucho para conseguirlos, no se los regales a tu banco.

En vista de todo esto, ¿te planteas invertir en bolsa? Deja un comentario aquí abajo! 🙂

Ibex 35 y otros índices bursátiles: qué son y por qué te interesan

Un índice es un número que resume la rentabilidad de las acciones de un grupo de empresas en un período. Por ejemplo, vamos a ver un gráfico de un índice muy conocido, el Ibex 35, en los últimos 4 años:

Fuente: www.eleconomista.es/indice/IBEX-35

El Ibex se compone de 35 de las empresas más grandes de la bolsa española. A día de hoy, esas empresas son:

Abertis, Acciona, Acerinox, ACS, Aena, Amadeus, Arcelormittal, Bankia, Bankinter, BBVA Caixabank, Día, Enagás, Endesa, FCC, Ferrovial, Gamesa, Gas Natural, Grifols, IAG (Iberia), Iberdrola, Inditex, Indra, Mapfre, Mediaset, Merlin Prop., OHL, Banco Popular, Red Eléctrica Española, Repsol, Banco Sabadell, Sacyr, Banco Santander, Técnicas Reunidas y Telefónica.

Este índice lo elabora Bolsas y Mercados Españoles (BME). Tiene como base el 29 de Diciembre de 1989. En aquel momento se decidió poner como base 3.000 puntos. Hoy está a 9.283 puntos. Lo que intuitivamente quiere decir es que si hubieras invertido 3.000€ en este índice en 1989 ahora tendrías exactamente 9.283€. Si por ejemplo en lugar de elegir como base 3.000 hubieran elegido como base 100, ahora estaría a 309,77, y por cada 100€ que invirtieses te llevarías 309,77€.

El S&P 500, posiblemente el índice más importante del mundo, está formado por 500 empresas estadounidenses muy importantes y conocidas como Google o Apple y está hoy a 2.083 puntos. Una pregunta rápida: ¿quiere decir eso que las empresas del Ibex valen más que las del S&P 500?

No! Lo único que quiere decir es que para el S&P se eligió un número base más pequeño (menos de 100 puntos en 1957).

En resumen: lo que nos importa de los números índices es a cuánto están hoy respecto a cuánto estaban en algún otro momento.

Cómo invertir en un índice

Antes he hablado de qué pasaría si hubieras invertido en un índice, pero no he explicado cómo se hace eso. Una opción es comprar las acciones de esas empresas una a una, vendiendo cuando BME sustituya a alguna de esas empresas por otra que antes no estaba en el índice. El problema de hacer eso es que te fríen a comisiones. Por esa y otras razones se crearon los ETF’s (Exchange Traded Funds). Un ETF es papel o registro informático que representa otras acciones. Para entendernos, es como una acción de acciones que cotiza en bolsa. Así que puedes comprar un ETF que representa el Ibex 35 y es como si estuvieras comprando las 35 acciones del Ibex de una tacada. Existen cientos de ETF’s en el mundo y no todos son tan simples, pero son un gran instrumento a la hora de diversificar los riesgos pagando comisiones e impuestos bajos.

Eso es todo por ahora sobre los índices, si te ha sido útil o tienes alguna duda, escribe un comentario aquí abajo y te responderé muy pronto 😉