Fondos de inversión: qué son y por qué existen

por | 0 Comentarios

Un fondo de inversión es un patrimonio formado por las aportaciones de ciertos ahorradores (partícipes), que son los dueños de dicho fondo, pero que está controlado por una gestora profesional. De esta manera, al menos en teoría, los inversores podemos estar tranquilos sabiendo que nuestro dinero se está gestionando bien y sin tener que hacer nosotros mismos el trabajo.
En principio, como inversor puedes retirar tu dinero (exigir un reembolso) en cualquier momento, aunque pueden tardar hasta 3 días hábiles y algunos fondos cobran una comisión por hacerlo. Más adelante veremos qué comisiones cobran.
Las ventajas de los fondos de inversión que se suelen señalar son:
  1. Gestión profesional. Tienes a un grupo de expertos trabajando a tiempo completo para ti.
  2. Diversificación. No pones todos tus huevos en la misma cesta. Al tener muchos instrumentos financieros diferentes, si uno de ellos pierde valor, tú no pierdes mucho dinero.
  3. Menores costes. Al juntarse varios inversores, las comisiones que paga cada uno son menores que si cada uno fuera a lo suyo. Además, si por ejemplo se quiere comprar una acción, solo hace falta investigar la empresa una vez, no se necesita que cada inversor la analice por su cuenta.
  4. Acceso a inversiones y mercados que de otro modo no tendría el inversor individual. Por ejemplo, el bono de una empresa puede costar 50.000€. Muchos inversores particulares no tienen tanto dinero para comprarlo, mientras que el fondo sí les permite hacerlo.
  5. Impuestos. Cada vez que vendes, por ejemplo, una acción, si tienes beneficios debes pagar impuestos. En cambio, cuando un fondo de inversión en la Unión Europea vende una acción no paga impuestos. Tributas cuando retiras tu dinero del fondo. Puedes incluso pasar tu dinero de un fondo a otro sin pagar impuestos. Con los fondos de inversión puedes diferir el pago durante muchos años, lo que a largo plazo supone una gran diferencia.
Ahora bien, como mostraré en este blog, no está claro que al inversor le compense, en general, optar por la gestión profesional. Todo depende de qué comisiones de gestión cobre la gestora del fondo, quién te venda el fondo (tu banco o tu corredor de seguros se llevan una comisión) y cómo de buena sea la gestora. No te preocupes, en otros posts hablaré mucho sobre cómo valorar la gestión. En este vamos a ver las comisiones habituales y cómo funcionan en la práctica en un fondo muy conocido.
Comisiones habituales
Comisión de suscripción. La que te cobran al meter tu dinero. No todos los fondos la cobran.
Comisión de reembolso. La que te cobran al sacar tu dinero. Primero se calcula cuánto vale tu participación en el fondo (al fin y al cabo, los instrumentos financieros en los que la gestora ha invertido tu dinero pueden subir y bajar de precio, pueden dar intereses y dividendos, etc) y después aplican un porcentaje, por ejemplo el 2%. Los fondos que cobran una comisión de reembolso suelen tener una ventana de liquidez, que son días en los que te dejan sacar el dinero sin comisiones 🙂
La suma de esas dos comisiones en España debe de ser, como máximo, el 5% del valor de tu participación en el fondo. A lo mejor estás pensando que un 5% no es para tanto, pero eso quiere decir que si metes 30.000€ y al poco quieres sacarlos, te van a cobrar nada menos que 1.500€. Auch.
 
Comisión de gestión. Las que te cobran cada año por gestionar tu dinero. Mucho ojo con estas porque pueden ser muy altas. Los límites legales son:
  • Una única comisión del 2,25% del valor de tu participación, o
  • Una única comisión del 18% de los resultados de ese año (por ejemplo, si sube el valor de tu participación en 50.000€ podrían cobrarte 900€), o
  • Un 1,35% del valor de tu participación más un 9% de los resultados.
Comisión de depósito. El dinero, las acciones, los bonos, y demás instrumentos financieros tienen que estar depositados en algún lugar. Esta es la comisión que te cobran por ello. El máximo legal es un 0,2% al año, así que en realidad es poco importante.

La gestora tiene que publicar dos folletos, uno simplificado y otro completo. El primero apenas contiene información, mientras que el segundo (que es solo de unas 10 páginas o menos) tiene todo lo que necesitamos saber sobre las comisiones.

Un ejemplo: Foncaixa Equilibrio

Lo pongo como ejemplo porque ha sido el fondo más vendido en 2015. Aunque parece que hay varios Foncaixa Equilibrio, en realidad son todos el mismo fondo, solo que el contrato que firmas es distinto en función de si es Estándar, Plus o Premium (elPremium es para los que invierten más de 300.000€ y les cobran unas comisiones mucho más bajas). Es decir, tienen tres tipos de participaciones en el fondo.

Foncaixa Equilibrio (participación Estándar) tiene solo dos comisiones: una de gestión del 1,375% del patrimonio (es decir, del valor de tu participación) y otra de depósito del 0,125% del patrimonio. En total: cada año te cobran un 1,5% del valor de tu participación. Pero cuidado: también se dice en el folleto completo que pueden llegar al 2,1%, que está muy próximo al límite legal.

Veamos qué significa todo eso en la práctica. Supongamos que tienes 40.000€ y decides comprar este fondo, con la participación Estándar de la que hemos estado hablando. Si la Caixa te cobra un 2,1% de tu patrimonio, quiere decir que en el primer año (suponiendo que el fondo no suba ni baje) te van a cobrar 40.000·0,021 = 840€. Pero seamos justos. Supongamos que sube un 10% en ese año. Entonces tu participación ahora vale 40.000·1,1 = 44.000€, y te van a cobrar 44.000·0,021 = 924€. En resumen: metes 40.000€ y después de un año tienes 43.076€. Has obtenido aproximadamente un 7,7% de rentabilidad, frente al 10% que había subido el fondo.

¿Y si baja?

Puede ocurrir perfectamente. Si por ejemplo baja un 5% (2000€), la Caixa cobra 798€. Sí, te cobran casi 800€ y pierdes 2000. Así que un año después tienes 37.200€. La razón es que La Caixa ha optado por cobrar sobre el valor de la participación, mientras que si cobrase exclusivamente sobre los resultados, te cobraría en el caso de que subiese y no cobraría en caso de que perdieses dinero.

Esto no es exclusivo de La Caixa. Por ejemplo, el Santander Tándem 0-30 es otro de los más vendidos en España. Tiene unas comisiones todavía mayores y solo sobre el patrimonio, nada sobre resultados. Que cobren una cierta comisión independiente de los resultados puede estar justificado, ya que tienen que pagar a analistas, abogados, etc, pero que cobren una comisión alta sobre tu patrimonio y nada sobre los resultados nos da una idea de la confianza que tienen en su trabajo 😉

Y nada más por hoy, si queréis preguntar o decir cualquier cosa, me encantaría ver un comentario vuestro ahí abajo!

Share This